Valentines day!

Archivo 14-2-16 11 36 48

Me imagino que todo el mundo sepa que día es hoy. Hoy, es el día en que se regalan cosas entre las parejas, se recuerda lo mucho que se quieren, etc. Y yo me pregunto: y los demás días, ¿qué? ¿No se necesita o mejor dicho, no es necesario decir lo que sentimos por la persona que tenemos al lado? ¿Por qué esa absurda idea de decir solo una vez al año lo que sentimos o regalarnos algo? ¿Por qué la publicidad elogia a los que tienen pareja o están  enamorados y da con una puerta en las narices a los que no? Es completamente absurdo. Igual, las personas que no tienen pareja, no están enamorados, no necesitan a nadie, no encuentran a esa persona o están ocupados sanando y cerrando la herida de un amor pasado.

Esta reflexión me recuerda a un articulo  que leí ayer en una revista (Mujer de hoy nº 878) que decía lo siguiente:

La media naranja, el alma gemela, el príncipe azul, el hombre de tu vida… La mitología amorosa ha alimentado la existencia de una “persona a la medida” con tal insistencia que hemos acabado por creernos el cuento de hadas con final feliz. Pero la realidad siempre supera a la ficción, “no existen ni pareja ni amor perfecto. Solo hay buenas y malas relaciones; unas enriquecen y otras empobrecen. -resume Eduardo Brik, psioterapeuta y experto en terapia familiar y de pareja, y fundador de ITAD Sistématica -. “El principal problema es que exigimos demasiado a una pareja. Debemos ser auténticos y aceptar al otro tal y como es […]

[…] Más allá de las preferencias personales hay tres ingredientes fundamentales que no deberían faltar en la receta de una pareja: “intimidad (entendida como amistad y complicidad), pasión (es decir, deseo y ganas de estar con el otro), y el compromiso. […]

[…] La conclusión es: “vale, no soy perfecta, ¿y qué? Si yo no me acepto y respeto, ¿es posible que la pareja que encuentre tampoco lo haga. La felicidad nace de nuestro interior y no depende de nadie más que de uno mismo. Es importante no idealizar al otro y no esperarlo todo de él, porque entonces surgen las desilusiones. Debemos construir nuestra propia red de amistades, tener nuestras aficiones y nuestros momentos de soledad, disfrutar de nuestra sexualidad individual,… para no anhelar que sea la pareja quien llene todas las áreas de nuestra amistad.” […]

[…] Y finalmente, cuando nos enamoramos… ¿qué nos pasa? Elaboramos un perfil inconsciente de lo que buscamos basándonos en la experiencia de nuestros padres, nuestros amigos y nuestro entorno educativo y cultural y, cuando estamos en el momento adecuado y ante la persona que encaja en ese perfil, los circuitos cerebrales pueden ponerse en funcionamiento y se desencadenan las reacciones químicas. […]

[…] ¿Quién renunciaría a pasar por este estado de demencia temporal, al menos una vez en la vida? Puede ser una obsesión devastadora, pero también una experiencia maravillosa. […]

¡Felíz día (de San Valentín)!

Anuncios

3 Comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s