Un domingo más

Y, es entonces cuando te miras al reflejo, y supones que ese que asoma con cara de adulto pero alma de niño soy yo. Entonces es cuando te preguntas como es que te siguen haciendo ilusión las sorpresas inesperadas, los planes de última hora y los besos sin venir a cuento. Y, es ahí cuando recuerdas aquellas palabras: eres simple, dentro de la propia complejidad absurda. Eres simple, de verdad.

Sonrío por educación y me entristezco porque no hay remedio. No se cual es el termino medio entre alegría y decadencia; mi cara no sabe jugar ese papel de la neutralidad, y lo prefiero. Soy transparente aunque eso me delate, y pensándolo bien, se que no hay mayor verdad que la que refleja unos ojos llenos de sentimientos. Pero calma, porque lo de estar triste, no entra en mis planes.

Texto extraído y adaptado.

Anuncios

2 Comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s