Oportunidades

Ya no llueven besos de esos que van y te quitan la vida, pero mi abuela me ponía a Lei cuando me veía decepcionada con la vida y me hacía sonreír poniéndolo a tope, agarrándome la mano y diciéndome: a los que no están, tampoco se les necesita. Porque si no están, es porque tuvieron su oportunidad y no la aprovecharon. Y sino la aprovecharon fue porque no quisieron, porque no te valoraron lo suficiente y, de esa gente es mejor alejarse. Porque cuando alguien quiere verte hace hasta lo imposible por hacerlo. Aunque sean cinco excasos minutos. El “no tengo tiempo” es una mera excusa. Si quieres, puedes y si puedes, quieres. Y punto. Así que, no te preocupes por los que no están, porque si ellos no te necesitan, tu tampoco a ellos. Si no te echan de menos, ¿para qué echarles de menos? Quédate con las personas que te valoran, te quieren y te apoyan día a día y no una vez a la semana. Quédate con ellas, porque son las que realmente valen la pena.