Introducción al caos

Era otro día más. Otro día más en su vida gris. O eso decía ella. Tenía la sensación de no encajar en ningún sitio, pero a vista de todos era considerada una pieza de puzzle universal y única. 

Si la ves por fuera, sin tocarla, fiándote de la primera impresión te candilaría por su amplia sonrisa. En cambio, si la conoces (si tienes ese privilegio), te darás cuenta que no solo está ella. Que cuenta con el respaldo de sus mil y un demonios. Tampoco te hará falta mucho para saber que ríe, porque no conoce otra forma de abrazarse y, que llora mucho más de lo que aparenta. Y es así, cuando sabes que ha vuelto a tocar fondo, pero no te preocupes. En otra vida fue un cohete.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s