Cuestión de actitud 

¿Cuántas veces nos hemos preguntando a nosotros mismos: ¿por qué ha cambiado? o antes no era así, ¿qué pudo pasar? ? Cuando nos preguntamos esto, tendemos a autoculparnos. A pensar que es por nuestra culpa, cuando en realidad no es así. Lo que ocurre es que tendemos a complicar las cosas. A intentar ver más allá de lo que es. A cegarnos por nuestra imaginación (no siempre limpia). Simplemente a complicarnos. Porque parece que nos gusta complicarnos y sufrir innecesariamente. No pensamos la posibilidad de: la gente no cambia, la gente solo se muestra tal y como es. Y es aquí, donde en nuestra mano está la capacidad de aceptarlo o no. De aceptar a las personas tal y como son, ya sea en la amistad, en la familia o en parejas. Y, es entonces cuando podemos valorar ciertas cosas sencillas como: ¿qué me aporta realmente esta persona? ¿Merece la pena aceptarlo? y esas autopreguntas que ya sabes que te vas hacer. Todo es cuestión de actitud. Todo es cuestión de cómo se mire. Todo depende de ti.

Anuncios

1 comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s