Cejas, cejas y cejas

Tras días de parón, volvemos a la carga con lo  que más me habéis pedido: cejas. Si quieres saber cual es el tipo de cejas perfecto para un rostro determinado (entre otras cosas), sigue leyendo…¡COMENZAMOS!

  • Cejas perfectas según tu rostro.
    • Cuadrado = ligeramente redondeadas. Un mandíbula cuadrada ya acentúa los ángulos de tu cara, de modo que un arco sutilmente redondeado ayudará a suavizarlos. Pero con cuidado, las cejas en forma de arco iris son un error seguro.
    • Redondo = arcos marcados. Para equilibrar la redondez de tu cara, intenta que tus cejas tengan un ángulo marcado. Esto destacará y definirá tu estructura ósea; cuanto más arriba llegue el arco, más favorecedor será.
    • Alargado = largas. Tus cejas deben ser ligeramente redondeadas, lo ideal es que su final sea lo más alargado posible para destacar los rasgos horizontales. Asegúrate de que se alargan más allá del final de los ojos. Pero cuidado al diseñar su terminación: si te pasas con su longitud, provocarás sensación de ojos caídos.
    • Corazón = limpias. Los rostros con forma de corazón suelen compartir una mandíbula pequeña, de modo que toda la atención se la lleva la mitad superior de la cara. Evita las cejas gruesas y procura que las tuyas estén siempre impecablemente limpias y bien peinadas. Una ceja bien arreglada ayudará a equilibrar una mandíbula pequeña.
    • Ovalada = ligeramente arqueadas. Esta forma del rostro, mucho más versátil, puede lucir las clásicas cejas con arco. Asegúrate de seguir las tres reglas que pueden aplicarse a cualquier forma de la cara.
    • Para cualquier tipo de cara: todas las cejas deben comenzar en el puente de la nariz. Para localizar el lugar exacto, sujeta un lápiz en vertical a ambos lados de la nariz. El arco no debe estar en la mitad de la ceja, sino a 2/3 de su comienzo. Hagas lo que hagas, nunca dejes las ceja demasiado cortas. Su final debe corresponder, aproximadamente, con la línea imaginaria que va de la aleta de la nariz al extremo del ojo. Puedes incluso alargar un poco más al final de la ceja, pero con cuidado de no pasarte.

  • ¿Cómo hacerlo en casa?
    • Hazte con unas buenas herramientas. Las pinzas con punta biselada son más fáciles de usar que las que terminan en punta de bisturí.
    • Siempre después de la ducha. El agua caliente abre los poros, lo que permite que el pelo pueda extraerse con más facilidad.
    • Sigue un plan. Ten muy clara cuál es tu misión (acentuar su arco, eliminar pelitos rebeldes, etc). No te pongas demasiado creativa: el mejor diseño es el de tus cejas naturales, solo un poco mejoradas. No intentes convertirlas en algo que no son.
    • Los espejos de aumento son tu mayor enemigo. Mirarse las cejas bajo una lupa hará que te excedas depilándolas. Necesitas siempre ver el conjunto del rostro. Utiliza un espejo normal, bien iluminado, para que tengas una perfecta visión de lo que estás haciendo, y párate a comprobar el resultado cada vez que extraigas un par de pelos.

 

  • 5 tips.
    • Utiliza un cepillo de cejas o peine, para levantarlas. Harás que parezcan más tupidas.
    • Si no tienes unas cejas generosas, emplea un pincel biselado y un poco de maquillaje para rellenarlas y que resulten más naturales.
    • Un iluminador mate o perlado, justo debajo del hueso de la ceja las define.
    • Para domar unas cejas rebeldes utiliza un gel de cejas transparente. Cuando las cepilles hazlo primero haca arriba y después hacia las sienes.
    • Si lo que buscas es una mirada intensa, hazte con una máscara en tono marrón o negro que le dé un acabado húmedo.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s