Atardeceres

21:49. Está atardeciendo. El cielo se pone en un tono rosado precioso. A lo lejos suena hotel ceiling de Rixton. Se me ponen los pelos de punta. Este momento es un en los que no puedes evitar pensar. Siempre he pensado que los atardeceres son el mejor momento para reflexionar. Cualquier cosa que quieras pensar o aclarar, la solución es: atardecer. Esa sensación de paz, de tranquilidad,… ¡es asombrosa! El atardecer debería ser un estado anímico.

La canción sigue sonando, y en cuanto suena el estribillo me da por pensar en las relaciones. En la absurdez de estas y en su complejidad. ¡Que complicado es todo y, como nos gusta complicarlo! Nunca entenderé porque la complejidad de estas, con lo fácil que es llamar a las cosas por su nombre, explicar a la otra persona cada uno de nuestros pensamientos y sentimientos. Sincerarnos y tratar de evitar que la otra persona sufra. Cosas simples, claras y sencillos. Demostrar lo demostrable. No fingir. No engañar. Pues no te quiere quien te echa de menos cuando está solo. Te quiere el que se acuerda de ti cuando está feliz. Quien se está riendo y piensa: ojalá estuviera aquí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s