Te mucho.

Igual que cuando pronuncias tu primer “te quiero”, y te suena como de estreno, huele tan a nuevo, recién salidito de la caja, el único que has dicho y el único que dirás en tu vida. Un día, de pronto te das cuenta de que quieres volver a decirlo, pero con otra persona, y como no quieres sentir de repesca, empiezas a añadirle apósitos para hacer la ocasión tan especial como realmente crees que merece. De un simple y puro “te quiero” pasas al “te quiero mucho”, “te quiero como no he querido antes”, “como nunca querré a nadie”, etc. Y es que ese primer “te quiero” se te gastó de tanto usarlo con tanta gente que al final se fue, llevándose cada uno su pedacito de verdad.

Anuncios

2 Comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s