Todo lo que debes de saber sobre el otoño, para que sea perfecto

Como bien sabréis (y por desgracia, os habréis dado cuenta por el tiempo), el verano ya ha pasado a mejor vida. Con el fin del verano empiezan los cuidados tanto corporales como faciales, para reparar los excesos tras el verano. Hoy en el blog, os traigo un post con tooooooodo lo que debéis de saber sobre el otoño para afrontarlo de la mejor forma posible. ¿COMENZAMOS?

 

BELLEZA Y SALUD

  • Bronceado: para mantener el tono moreno, os recomiendo que compréis en la farmacia cápsulas de nutricosmética que, además de activar la melanina y potenciar el bronceado, contribuyen a que éste dure más tiempo y a que la tonalidad alcanzada durante el verano se alargue durante las primeras semanas del otoño. Sin duda, nunca está de más acompañar estas píldoras con alimentos beneficiosos como la zanahoria, el melón, la sandía, el pepino y el tomate, que te ayudarán a alcanzar tu objetivo. Por otro lado, en el mercado existen numerosas lociones diseñadas para este único fin: alargar el bronceado y evitar que desaparezca de forma brusca cuando nos reincorporamos a la rutina laboral o a nuestros estudios. Pruébalas; algunas resultan bastantes efectivas.
  • Hidratación: Por fuera, te voy a decir lo de siempre: no olvides echarte siempre crema hidratante, en especial en la cara y en el escote, para evitar que la piel se pele o que surjan manchas provocadas por la sequedad en ciertas zonas. Por dentro, es muy importante aportar una gran cantidad de líquido al cuerpo. Bebe mucha agua para conseguir que la hidratación de la piel no limite únicamente a su parte visible. Me gusta beber aloe; me hace sentir bien y proporciona elasticidad a mi cuerpo.
  • Cuidado del pelo: para conseguir un grado máximo de hidratación en tu pelo, aplícate una mascarilla con aceite, yema de huevo y aguacate y déjala reposar unas horas con el pelo envuelto en una toalla. Al lavarte el pelo echate el champú antes que el agua; si no lo haces, te resultará difícil quitártelo.
  • Granos, espinillas y puntos negros: la vuelta a la rutina puede traer consigo un aumento de la tensión y los nervios, problemas de estrés que dejan un rastro visible en nosotras. Una de las consecuencias más frecuentes del estrés es la aparición de granos, espinillas y puntos negros. Con el fin de prevenir este problema, es fundamental cuidar más la piel del rostro:
    • Lávate bien la cara por la mañana y por la noche.
    • Antes de maquillarte, utiliza una crema hidratante de día.
    • Desmaquíllate sin falta todos los días.
    • Una vez que te hayas desmaquillado, y antes de acostarte, aplícate una crema hidratante de noche.
    • Utiliza un exfoliante, ya sea diario o semanal, dependiendo del tamaño de los granos y de la intensidad del producto.
    • Para los granos, utiliza una crema que ayude a secarlos; encontrarás varios medicamentos en tu farmacia, son muy efectivos para secar granos y espinillas.
    • También puedes recurrir al truco de siempre: un poco de aceite de árbol del té y pasta de dientes si no tienes otra cosa a mano.
  • Ojeras: ya estamos estudiando o trabajando, la vuelta al mundo real después del verano supone la imposición de unos horarios que a veces no nos dejan dormir las horas de sueño necesarias y recomendadas. Lo ideal es dormir ocho horas, y siempre que podamos debemos intentar organizar nuestro día para cumplirlas. Pero, cuando esto no es posible, es frecuente que aparezcan las odiosas ojeras que nos hacen parecer infladas y con mala cara. ¿Mi truco? lavarme la cara insistentemente con agua fría. Si las ojeras persisten (lo cual es bastante común), me pongo una bolsita de hielo que suele suavizarlas, ya que el frío favorece la circulación sanguínea. Ahora algunas marcas fabrican antifaces rellenos de gel que se pueden guardar en el congelador para que los puedas poner enseguida.
  • Pies: cuando necesites relajarte y descargarlos de la tensión que han sufrido durante horas, date baños de agua fría y caliente de forma alternativa, poniendo bastante sal en el agua. Notarás el alivio de inmediato. Utiliza un exfoliante especial para pies. Existen muchas marcas, y lo que los distingue de otros exfoliantes es que suelen tener un grano más duro para combatir las durezas. También es bueno utilizar la típica piedra pómez. Después de haberlos lavado y exfoliado correctamente, existen unas cremas refrescantes especiales para pies y tobillos que producen una sensación muy agradable. También hay otras con menta o eucalipto  especiales para piernas cansadas.

 

ALIMENTACIÓN

  • Frutas: cuando se acaba el verano y con él su deliciosa fruta, nos olvidamos de tomarla. Sin embargo, las frutas propias del otoño, a pesar de tener menos fama que las del verano, tienen muchísimas propiedades beneficiosas que nos ayudan a preparar el cuerpo para soportar el duro invierno. Y aquí es cuando llega la pregunta del millón, ¿cuáles son las frutas de invierno y sus características?
    • Granada: te ayuda a limpiar tu organismo, ya que tiene propiedades digestivas, diuréticas y depurativas.
    • Piña: formada en gran parte por agua, contiene fibra, vitaminas y minerales.
    • Naranja: ayuda a quemar grasas y es uno de los cítricos más antioxidantes.
    • Pera: controla los niveles de colesterol y azúcar en sangre, además de estar proporcionando a tu cuerpo altas cantidades de potasio, vitamina C y fibra.
  • Verduras: el otoño trae consigo de vuelta las setas, las berenjenas, la coliflor, la col, el calabacín o la alcachofa.

 

VESTUARIO

El otoño es una estación de transición entre el intenso calor del verano y el tremendo frío del invierno. Tenemos tres meses de cambio que, si bien a veces es muy brusco, normalmente deja temperaturas algo más suaves que las que suele haber en diciembre, enero y febrero.

Lo que está claro es que la ropa de verano ya no nos sirve y que todavía no debemos recurrir a los abrigos de invierno, porque aún no suelen ser necesarios. Al tratarse de una estación intermedia, debemos buscar ropa que responda a esta característica.

Tienes que ser consciente de que cuando salgas a la calle te puedes encontrar con cualquier cosa, y estar preparada para ello. Del mismo modo que puede amanecer con un sol espléndido, puede estar lloviendo a la hora de comer y hacer un frío horrible por la tarde o por la noche. Yo, en estos meses, siempre procuro llevar en el bolso el típico paraguas de formato mini, un sombrero o un abriguito con capucha.

En lugar de gruesas bufandas de lana utilizo fulare, que suelen estar hechos de telas más finas y ligeras, de manera que si tengo calor me lo quito y no abulta nada. Esto es importante: debemos elegir que podamos ponernos y quitarnos sin que nos suponga una gran molestia tener que cargar con ella.

 

¡HORA DE CUIDARSE!

El otoño es un época del año en la que aprovechamos par reorganizar nuestros vidas después del “desorden” de las vacaciones. Por eso es una buena ocasión  para pararse a pensar en nuestra salud e intentar incorporar el ejercicio a la rutina diaria, buscarle un hueco y hacer de él una costumbre más, sea cual sea la modalidad que elijamos.

Caminar es un deporte que sin duda está infravalorado. Andar durante al menos una hora a paso ligero es un ejercicio muy recomendable que deberíamos realizar diariamente, ya que es muy beneficioso para la salud.

Si bien como deporte no tiene ningún misterio, conviene cumplir con ciertos parámetros para hacer que la caminata resulte menos dura y más agradable: un buen calzado que sujete bien tobillos y pues, una vestimenta adecuada, evitar comer en exceso antes de echarse a caminar y procurar buscar el momento del día en el que se den las temperaturas más extremas.