Todos los secretos para hacer una buena limpieza || Las nuevas reglas del rostro limpio

Si hay un paso en tu rutina de belleza que nunca te debes saltar es la limpieza. Y aunque parezca sencillo no siempre lo hacemos bien. Descubre todos los secretos de una piel libre de impurezas.

El paso número uno de cualquier rutina de belleza es la limpieza del rostro. El cual es un paso que se toman muy en serio las coreanas y japonesas. Tanto es así que incluso utilizan más de un producto y (hasta cuatro) varias pruebas del algodón para llegar a un único objetivo: una piel limpia e impoluta. Y como casi siempre, las asiáticas tienen razón en una cosa: librarte de impurezas, suciedad y bacterias en la base para lucir un rostro radiante y feliz. Pero hay otras formas de abordar la limpieza y el desmaquillado. A continuación, te las detallamos una a una.

  • La apuesta asiática: las japonesas nos han enseñado que el masaje kobido estimula los nervios faciales y es la mejor forma de eliminar impurezas. Las coreanas, por su parte, nos han descubierto las esponjas konjac, capaces de una exfoliación muy liberadora.
    • ¿Qué necesitas? Le soin Noir Rituel de Netoyage de Givenchy, Cleansing Créme aux 7 herbes y esponja de Konjac.
  • Especial para tu mirada: la máscara y el eyeliner son los productos más difíciles de eliminar de un maquillaje. Y sí además son waterproof, la complicación aumenta. Para hacerlo en profundidad necesitas productos específicos y bifásicos. Estos últimos son una mezcla de agua floral y aceite limpiador, que hay que agitar siempre antes de usar para que se formen unas burbujas con doble poder purificador.
    • ¿Qué necesitas? Desmaquillante waterproof de Klorane y desmaquillante they´re real de Benefit.
  • Bálsamos: nivel de agresión cero: son emolientes, con fórmulas nutritivas que se transforman sobre la piel y que recrean el más puro hedonismo en lo más frío del invierno. Se masajean con suavidad (mejor con movimientos circulares y sin apretar) y son capaces de arrastrar la suciedad con nivel de agresión cero.
    • ¿Qué necesitas? Créme de Beauté de Guerlain y Balm-to- oil de Biotherm.
  • ¿Poros? Busca el efecto peeling: si tu obsesión son los poros, lo que necesitas es un limpiador que sea a la vez exfoliante. Y que no solo consiga sacar toda la suciedad acumulada en su interior: ha de contener activos reductores, como el ácido salicílico o el extracto de lenteja, para que consigan disminuir su tamaño una vez estén limpios.
    • ¿Qué necesitas? Resurfacing Peel Cleansing Gel de Skeydor y Pore Dermoabrasion de Dr. Brandt.
  • Espumas para pieles sensibles: aunque el hecho de que haga espuma te da esa seguridad de limpieza de toda la vida, en realidad estos productos no contienen jabones, sino bases muy suaves de origen natural que no irritan la piel y que incluso son capaces de neutralizar los efectos desecantes del agua excesivamente calcárea.
    • ¿Qué necesitas? Calendula Deep Cleansing Foaming Face Wash de Kiehl´s y Doux Nettoyant Moussant au beurre de Karité.
  • Agua micelares: su potencia de acción se basa en las micelas, unas moléculas diminutas con forma de burbujas que actúan como imanes: atraen la suciedad, que se queda pegada a ellas. Lo mejor es que no necesitas frotar: con apretar ligeramente el algodón empapado en el producto contra la piel es suficiente.
    • ¿Qué necesitas? Douceur Agua Micelar Desmaquillante de Lancôme y agua micelar para pieles con rojeces de Uriage.
  • Aceites para tareas difíciles: los aceites lo disuelven casi todo. Y lo hacen sin causar irritaciones y con un extra de nutrición para la piel. La forma correcta de usarlos implica un ligero masaje circular en la zona que quieres desmaquillar (son perfectos para eliminar la barra de labios) y luego retirarlo con un algodón ligeramente impregnado de aceite sin frotar.
    • ¿Qué necesitas? Aceite limpiador y desmaquillante de Décleor y Perfect Cleansing Oil de Shiseido.
  • Leches, protección y delicadeza: están pensadas para pieles secas y sensibles porque contienen una base de aceites suaves que disuelven el maquillaje y arrastran la suciedad sin desequilibrar la barrera lipídica de la piel.
    • ¿Qué necesitas? Take The Day off Clensing Milk de Clinique y Ceramide Purifying Cream Cleanser de Elizabeth Arden.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s