Septiembre y sus cambios

Cuando nuestro mundo cambia podemos hacer dos cosas: quedarnos quietas o cambiar con el. Dejarnos arrastrar por las olas o nadar. Meternos en harina, mojarnos, pringarnos, cambiar las cosas, etc. Es preferible intentarlo y equivocarse que quedarse sentado mirando sin hacer nada. Queremos avanzar, tropezarnos, seguir adelante y no llegar jamás porque llegar es parar y aquí solo paramos para tomar impulso.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s