Hablemos de (nos)otros

Desde tu boca se ve el futuro. Si te abrazo me abrazo también a mí mismo. Supongo que de irte ahora se despertarían las peores pesadillas. No sé quererte más, pero estoy aprendiendo a superar ciertas barreras; a abrir mis puertas, a decirle a la tristeza que no estoy para cuentos. Ojalá nos deje el mundo un hueco pequeño para anidarnos la vida. Mecernos la sonrisa. Calentarnos el cuerpo al Sol. De estar muy cerca y volverá creer en la magia de dos queriéndose a gritos. Contra la pared. Contra sí mismos. Contratiempo ninguno: cariño, las prisas para los relojes y el envejecer como el vino. Que no se nos paren las ganas, ni las sonrisas. Ni siquiera que, cuando todos parezcan darnos la espalda, nos ocupe la desesperanza, la reserva natural del roce,… Es todo demasiado GRANDE. A veces el vértigo, es inevitable- Me ahoga la infinitud de ciertas promesas, la lejanía de algunos lugares que quisiera presentarte. Pero, ya no tengo miedo.

 

Y, es cuando en días de lluvia y reflexión encuentras escritos como este de @SrZeta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s