¿Sabes lo que necesita tu pelo? + tips

Somos conscientes de que nuestro cabello, a lo largo del año, puede reflejar signos de fragilidad, tener problemas de sequedad extrema, caída… Te propongo una especie de juego para que sepas en que estado esta tú pelo y le puedas poner solución cuanto antes para que luzca sano y brillante. ¿Te animas?

PARTE 1. Cuestionario

  1. ¿Cuál es la mejor cualidad de tu melena?
    1. Tardo muy poco en secármelo y lo tengo suave.
    2. El volumen y la resistencia, es muy fuerte.
    3. Tengo un estilo muy definido.
    4. El color.
    5. No se reseca ni deshidrata.
    6. Aguanta limpio muchos días.
  2. ¿Y la peor?
    1. La falta de volumen y su fragilidad.
    2. No hay forma humana de domarlo y es fosco.
    3. Cada vez es más fino.
    4. Cuando el color cambia o pierde fuerza. Odio el verano por el cloro.
    5. Me da la sensación de que siempre está sucio.
    6. La falta de brillo y la sequedad.
  3. ¿Cada cuánto tiempo te lavas el pelo?
    1. Intento espaciarlo para que no me quede pegado a la cara.
    2. Cada vez aguanta más tiempo limpio.
    3. Lo mínimo. Intento mantener el color intacto.
    4. A diario, es la única forma de que no se engrase.
    5. Podría aguantar limpio hasta una semana.
  4. ¿Qué productos utilizas habitualmente?
    1. Lacas y sprays voluminizadores.
    2. Todo tipo de líneas de alisado y queratina.
    3. Mascarillas y tratamientos anticaída.
    4. Cuando me acuerdo, compro líneas de lavado para cabello coloreado.
    5. Los champús secos son mi salvación. Siempre tengo aluno a mano.
    6. Mascarillas, aceites y sueros nutritivos.
  5. Si pudieras elegir… ¿Qué tipo de melena te gustaría tener?
    1. Larga, con peso…
    2. Lisa y dócil, como el pelo de las japonesas.
    3. Más densa y fuerte.
    4. Un rubio dorado o pelirrojo natural.
    5. Algo más seco para no tener que lavarlo tanto.
    6. Más fino y nutrido. A veces hasta me pica.
  6. ¿Cada cuanto tiempo vas a la peluquería?
    1. Siempre que quiero lucir un peinado y/o volumen.
    2. Rigurosamente cada tres meses a hacerme la queratina.
    3. Cada 15 días para cubrir las raíces.
    4. Para darme color, voy cada mes y medio.
    5. No suelo ir más que a cortar o teñir.
    6. Siempre que quiero darme un capricho y disfrutar de un tratamiento.
  7. ¿En que momento de la rutina capilar pierdes más tiempo?
    1. Cardando las raíces, con la tenecilla…
    2. Con la plancha y desenredando la melena.
    3. Llevo un corte práctico. No dedico mucho tiempo a mi pelo.
    4. Según el día y el peinado que vaya a hacerme.
    5. Lavándolo e intentado sacar volumen en la raíz.
    6. Utilizo a menudo mascarillas que me dejo puestas todo el día.
  8. ¿Qué es lo que más temes?
    1. Que cada vez se me debilite más el cabello y se me rompa al peinar.
    2. La lluvia cuando me lo he planchado.
    3. Terminar calva o con el pelo cada vez más fino.
    4. Que mi melena pierda el brillo y la luminosidad.
    5. Que corten el agua y no poder lavarlo.
    6. Perder el brillo y que sea cada vez más áspero.
  9. ¿Qué haces frente a un bad hair day?
    1. Intento rizarlo o darle cuerpo con espuma.
    2. Una coleta o moño tirante hacia atrás.
    3. Ponerme un bonito gorro.
    4. Llevo una diadema que tape la raíz.
    5. Me aplico champú en seco para aportar cuerpo.
    6. Extiendo un aceite nutritivo de medios a puntas.
  10. ¿Cuáles son tus peinados favoritos?
    1. Las ondas abiertas.
    2. Liso y con las puntas perfectamente selladas.
    3. Cualquier buen corte que facilite el peinado  y ahorre tiempo.
    4. Recogidos, moños bajos, trenzas, coletas altas…
    5. Cualquier peinado de raíces levantadas, sea suelto o recogido.
    6. Suelto, con una caída en cascada.

 

PARTE 2. Soluciones

  • Mayoría de A. Fino, sensible y quebradizo.

En la peluquería hay tratamientos como el ácido hialurónico que inyectan “fibra y densidad” en la fibra capilar. También debes pedir a tu peluquero que te recomiende algún tratamiento oral o en ampollas que favorezca el engrosamiento del cabello. Si lo tomas durante tres meses, notarás la diferencia.

Durante el lavado evita el uso de mascarillas y textruas oleosas que solo conseguirán darte peso y restar volumen. En su lugar, recurre a champús y acondicionadores especialistas en crear volumen o líneas que aumenten la densidad del cabello.

El toque final: sécate el pelo boca abajo después de pulverizar alguna espuma o producto voluminizante. También puedes utilizar productos de styling para elevar las raíces. El cardado también es una buena opción.

  • Mayoría de B. Rebelde y encrespado.

En la peluquería segura que ya eres una incondicional de los alisados de queratina, pero no estaría de más preguntar por los nuevos tratamientos de alisado que han llegado al mercado.

Durante el lavado utiliza líneas de lavado para cabello rizado o encrespado. Contienen activos que contribuyen a sellar la cutícula y disciplinar. Acostúmbrate a usar mascarilla. También es importante que termines con un chorro agua fría que cierre bien la cutícula.

El toque final es secar bien tu melena antes de recurrir a herramientas de calor y no te planches el pelo sin utilizar antes un protector térmico. Protegen y ayudan a mantener el peinado por más tiempo. Lleva siempre a mano un aceite de alisado para nutrir y controlar las puntas cuando amenacen con un ataque de rebeldía.

  • Mayoría de C. Débil y empobrecido.

En la peluquería pide cortes que rejuvenezcan. Además de cubrir las raíces (si es que las tienes), deberías suavizar tus rasgos con reflejos al más puro estilo countouring que iluminen tus facciones. Hay tintes especialmente formulados para cabellos así. Pídelos. También es fundamental, si crees que la caída es un problema, prevenirla y combatirla desde ya con complejos nutricosméticos adecuados.

El toque final es no cargar el cabello con productos de fijación y decantante siempre por el volumen.

  • Mayoría de D. Pelo coloreado.

En la peluquería colorea tu cabello con tintes de nueva generación que mantienen el color inalterable durante semanas. Si además prescindes del amoniaco, mucho mejor. Para no caer en la esclavitud de la raíz, opta por mechas naturales que no partan de esa zona y por llevar tonos más parecidos a tu color de base.

Durante el lavado, las líneas de cuidado capilar para cabello teñido o con mechas han de ser las únicas que entren en tu cuarto de baño. Además de mantener el color, fortalecen la fibra capilar y potencian el brillo y la luminosidad. Hay que tener en cuando que el cabello coloreado suele estar más fragilizado. Abusa de las mascarillas.

El toque final que puedes aportar es proteger el cabello antes de utilizar herramientas de peinar y no te olvides de aplicar un gloss o spray para potenciar el brillo.

  • Mayoría de E. Graso y con tendencia a la caspa.

En la peluquería aprovecha para hacerte un corte que privilegie el volumen en la zona de la raíz y desfilados que “despeguen” las puntas. Los tratamientos y rituales purificantes también te irán bien.

Lavarlo todos los días puede tener un efecto rebote si no utilizas un champú suave que permita el uso diario. Intenta prescindir de las mascarillas y extender el acondicionador solo sobre la zona de medios y puntas. Asegúrate de aclarar muy bien el pelo. La norma es que el escurrido tiene que chirriar. Si además tienes caspa, utiliza champús adecuados.

El toque final. Las lacas y sprays fijadores pueden paliar el problema de la grasa. Pero es importante que luego retires bien el producto y uses fórmulas ligeras para no cargar el cabello de residuos.

  • Mayoría de F. Seco y sin brillo.

Acude siempre que puedas a la peluquería para hacerte tratamientos ultranutritivos y regenerantes que calmen la sed de tu pelo. Deberías cortarte las puntas al menos cada dos meses y evitar tintes en la medida de lo posible, ya que resecan mucho el pelo.

Durante el lavado, tómate tu tiempo, aprovecha para mimarlo como necesita. Utiliza líneas nutritivas ricas y fundentes y no prescindas de la mascarilla o de los productos de tratamiento sin aclarado antes de peinarte. Los aceites para el cabello son para ti. No te limites a usarlos cuando te laves el pelo aprovecha la posibilidad de utilizarlos en seco.

Intenta evitar las lacas, espumas y sprays que pueden secar el pelo. Si quieres jugar con productos de styling, recurre a ceras o cremas de peinado. En verano es importante que protejas del sol tu pelo.

 

Espero que os haya servido de ayuda, la verdad es que ha sido un post bastante pensado, ya que son numerosos los email que recibo con temas capilares y como, por falta de tiempo principalmente, no puedo responder como debería, ¡¿que mejor que un post para responder?!

♥♥♥

Anuncios

2 Comentarios

  1. Me encanta, el cuestionario me ha ayudado mucho!! A mi se me cae mucho el pelo por tener mucha cantidad y bastante frágil, muchas veces me desespero debido a que no sé que productos utilizar.
    Muchas gracias por tu post!!
    Te dejo aquí mi blog por si quieres seguirme y pasarte por los post que tengo:
    https://lachicadelblog2017.wordpress.com/
    Y mi instagram por si quieres seguirme: @andotherworld (devuelvo follow!!)
    MUCHAS GRACIAS Y MUCHOS BESITOS!!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s